Conservadores

  • Smiling woman with apple isolated on white

Odontología Conservadora

La odontología conservadora se ocupa de la restauración de los tejidos duros del diente que han sido destruidos por los siguientes motivos:

- Caries.
– Traumatismos.
– Alteraciones en el desarrollo dentario: pueden ser hereditarias o no. Hacen que el esmalte o la dentina sean más frágiles.

La odontología conservadora nos permite curar la caries y reconstruir dientes destruidos mediante los diferentes materiales indicados para cada restauración (conocido como un empaste).

También podemos usar en dientes muy destruidos pernos o espigas intrarradiculares, esto se puede realizar en dientes que previamente han sido endodonciados (tratamiento de nervio), para poder reconstruir y dar forma anatómica y fortalecer los dientes afectados por caries agresivas de gran destrucción.

Endodoncia

Es la eliminación del foco infeccioso con drenaje o extirpación del nervio cuando este ha sufrido un proceso inflamatorio irreversible debido a una caries profunda o a un traumatismo dentario.

Las técnicas de endodoncia han gozado de grandes avances gracias a la incorporación de instrumentación mecánica, que permite una eliminación más eficiente del tejido inflamado. En nuestro centro  realizamos todo tipo de tratamientos relacionados con la endodoncia.

¿Para qué sirve una endodoncia?

Para evitar la extracción de los dientes, conservando su función y estética.

¿Cuándo se necesita una endodoncia?

Cuando la pulpa, (“nervio”), esté afectada de manera irreversible por caries o traumatismos. En estos casos, el diente se puede volver sensible al frío, calor, dulce o masticación, pudiendo ser constante o intermitente. Es posible que exista incluso un cambio de color o que aparezca un flemón. También puede estar indicada la endodoncia cuando sea necesario tallar exhaustivamente un diente para la posterior colocación de coronas o puentes.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

En la mayoría de los tratamientos, la endodoncia puede realizarse en una sola sesión, si bien en algunos casos pueden ser necesarias dos o más sesiones, siempre a juicio del profesional que las realiza.

¿Es doloroso el tratamiento de endodoncia?

La endodoncia se realiza bajo anestesia local. Acabada la endodoncia y pasado el efecto de la anestesia podría aparecer alguna molestia en la masticación durante unos días debido a la irritación del tejido periodontal que rodea la raíz. En estos casos se requeriría una medicación adecuada.

 ¿Se puede realizar una endodoncia con un flemón?

En la mayoría de los casos, abrir y limpiar los conductos del diente ayuda a la resolución del flemón.

 ¿Un diente endodonciado necesita algún cuidado especial?

Una vez terminado el tratamiento e endodoncia y realizada la correcta restauración del diente, éste se comportará igual que los demás en cuanto a función y duración, requiriendo los mismos controles periódicos que cualquier otro diente. No obstante, algunos autores señalan que el tratamiento de endodoncia puede fragilizar la estructura dentaria, por lo que se recomienda precaución a la hora de masticar alimentos duros tales como frutos secos o pan duro, así como evitar hábitos parafuncionales (abrir botella con la boca, etc.).

¿Existe alguna alternativa a la endodoncia?

La alternativa es la extracción, y dado que éste es un hecho irreversible, su odontólogo siempre propondrá, si es posible, la realización de una endodoncia en primer lugar. No hay nada mejor que el propio diente.

Periodoncia

Esta especialidad se encarga de estudiar las enfermedades que afectan a los tejidos que rodean al diente. Los tratamientos de mantenimiento permiten controlar la enfermedad para evitar la pérdida ósea y la consecuente movilidad dentaria.

La periodoncia es la especialidad médico-quirúrgica de la odontología que estudia la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y condiciones que afectan los tejidos que dan soporte a los órganos dentarios periodonto, y a los sustitutos implantados, para el mantenimiento de la salud, función y estética de los dientes y sus tejidos adyacentes.

Qué son las enfermedades periodontales.

Las enfermedades periodontales son patologías que afectan al periodonto, es decir, a los tejidos que sostienen a los dientes, son patologías infecciosas, causadas por bacterias.

Hay dos grandes grupos de enfermedades periodontales. Cuando se afecta únicamente la encía, causando un proceso inflamatorio reversible, se denomina gingivitis.

Tratamientos Gingivitis Infección superficial de la encía. El sangrado es su principal señal de alerta. Si no se trata adecuadamente puede derivar en Periodontitis.

Si la gingivitis se mantiene mucho tiempo y además se dan otros factores (genéticos, ambientales, locales,…), se inicia la periodontitis (común, aunque incorrectamente, llamada “piorrea”) en la que, además de la inflamación de la encía ya mencionada, se produce una destrucción más profunda que afecta a los otros tejidos del periodonto, es decir, el hueso alveolar, el cemento del diente y el ligamento periodontal. Esta destrucción es, además, irreversible, y favorece la progresión adicional de la enfermedad, al crear un espacio debajo de la encía que denominamos bolsa periodontal, en el que cada vez se acumulan mayor cantidad de bacterias que pueden poner en peligro la supervivencia de los dientes.

Tratamientos Periodontitis Infección profunda de la encía y el resto de tejidos que sujetan el diente. Puede provocar la pérdida dentaria. Repercute en la salud general: aumenta el riesgo cardiovascular, diabético o partos prematuros.

Las consecuencias de las enfermedades periodontales

Las enfermedades periodontales pueden tener dos tipos de consecuencias, a nivel local (en la boca) y a nivel sistémico (en el resto del cuerpo). A nivel local, la consecuencia más importante es la pérdida de dientes, lo que produce efectos sobre la estética y sobre funciones como la masticación. Pero además puede causar sangrado de encías, mal aliento, retracción, movilidad de dientes, dolor (aunque no es frecuente),…

A nivel del resto del cuerpo, la presencia de gran cantidad de bacterias debajo de la encía hace que puedan pasar a la sangre y, ya sea directamente o por la inflamación sistémica que generan, afectar a otros lugares del organismo: aumento del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, riesgo de tener parto prematuro, ries­go de descompensación de diabetes y otros.

Las causas de las enfermedades periodontales

Las enfermedades periodontales son infecciones causadas por bacterias situadas bajo la encía, en concreto, entre la encía y el diente. La acumulación de bacterias bajo la encía, organizadas en forma de placa bacteriana (ahora se denomina biofilm dental), conduce a la inflamación de los tejidos adyacentes, esto es, a la gingivitis (inflamación de la encía). Siempre que haya placa bacteriana, habrá algún grado de gingivitis.

La causa primaria de la periodontitis también son las bacterias del biofilm dental. Sin embargo, para que la gingivitis progrese a periodontitis, son necesarios más factores:

  • Bacterias más patógenas.
  • Los factores genéticos.
  • Estrés, el consumo de alcohol, tener sobrepeso y, sobre todo, el tabaco.
  • Enfermedades del resto del cuerpo, como la diabetes, la osteoporosis, (inmunodepresión) o infecciones frecuentes por virus.
  • La ingesta de ciertos medicamentos que producen un aumento en el volumen o en la respuesta inflamatoria de la encía.
  • Los malos hábitos de higiene de la boca, junto con la ausencia de cuidados profesionales.
  • Presencia de dientes mal colocados, empastes desajustados…

Siempre que se acumula placa dental en la encía, se producirá gingivitis. Sin embargo, para que la gingivitis progrese a periodontitis tiene que haber otros factores: genéticos, ambientales (tabaco, estrés…), medicamentos, factores locales, cuidados bucales.

El diagnóstico de las enfermedades periodontales

Las enfermedades periodontales no suelen causar dolor o molestias in­tensas. El síntoma más frecuente es el sangrado espontáneo o durante el cepillado dental, aunque en pacientes fumadores es menos evidente. También puede aparecer pus en la encía, mal sabor o mal olor de boca, enrojecimiento de las encías, retracción de las encías y aspecto de di­ente más largo, aparición de espacios entre los dientes o cambios de posición de estos, hipersensibilidad a cambios térmicos (sobre todo al frío), dolor, movilidad de los dientes.

En todo caso, el diagnóstico de certeza sólo lo puede realizar el den­tista o el periodoncista (dentista especialista en tratar los problemas de encías). Mediante un medidor que denominamos sonda, se evalúa si los tejidos periodontales están inflamados superficialmente (gingivitis) y si se ha producido una pérdida de los tejidos de soporte (periodontitis). Puede ser necesario, además, hacer radiografías para confirmar los hallazgos. Se puede complementar el diagnóstico mediante análisis microbiológicos (para identificar las bacterias patógenas) o mediante análisis genéticos (para evaluar qué susceptibilidad tiene el individuo ante la enfermedad).

Señales de alerta

Sangrado espontáneo o enrojecimiento de encías.

Mal aliento.

Hipersensibilidad al frío.

Movilidad o separación de dientes.

Dientes más largos.

Pérdida de dientes.

Factores de riesgo

Tabaco.

Estrés.

Enfermedades Generales o defensas bajas: diabetes, osteoporosis, VIH, herpes, transplantados, etc.

Cambios hormonales: embarazo, menopausia.

Antecedentes Familiares.

Prevención de las enfermedades periodontales

La mejor forma de prevenir la periodontitis es mantener una correcta higiene bucal, para controlar los niveles de placa dental, pero en personas predispuestas, a pesar de una correcta higiene bucal, puede tender a producirse la enfermedad. La higiene bucal personal se debe acompañar de revisiones periódicas al dentista para que se pueda realizar un diagnóstico precoz de la enfermedad en caso de que se presente.

Para controlar la placa bacteriana en la boca, disponemos de dos tipos de métodos:

  • Métodos mecánicos. Incluyen el cepillo manual normal y el hilo dental o los cepillos interdentales.
  • Métodos químicos. Mediante colutorios para enjuague, dentífricos o geles, sprays… pueden aplicarse productos antisépticos para ayudar a los métodos mecánicos a controlar las bacterias de la placa.

La higiene oral adecuada debe llevarse a cabo después de cada co­mida. Además, es necesario realizar revisiones periódicas con su dentista o periodoncista para que verifique la situación de salud y para que se tomen medidas en el caso de que ésta no se mantenga, dado que la detección precoz de los problemas periodontales simplifica su tratamiento.

Tratamientos Periodontales

El tratamiento de las enfermedades periodontales

En el caso de la gingivitis, es necesario limpiar las bacterias que se hayan acumulado, mediante la eliminación de la placa dental y el cálculo dental (también llamada tártaro o sarro, que es la placa mineralizada). Este tratamiento, denominado profilaxis profesional (o detartraje, o “limpieza de boca”), lo realizan los profesionales odontológicos, tanto el higienista dental, como el dentistas o el periodoncista. Además, es fundamental explicar cómo se deben cepillar los dientes y encías para mantenerlos limpios, y que no vuelva a aparecer la gingivitis.

En las periodontitis, el tratamiento se organiza en dos fases. En la primera fase, también llamada fase básica del tratamiento, se eliminarán las bacterias de las bolsas periodontales mediante un raspado y alisado radicular (incorrectamente denominado curetaje), que supone limpiar las bacterias, la placa y el cálculo de las raíces de los dientes. A veces, esta fase del tratamiento se acompaña del uso de antibióticos.

Sin embargo, en enfermedades agresivas o avanzadas, es necesario realizar una segunda fase de tratamiento, que consistirá en acceder a esas bolsas periodontales profundas. Esta fase se denominada cirugía periodontal. En ocasiones, durante la cirugía periodontal, también se pueden aplicar, de manera localizada, técnicas de regeneración del hueso perdido. Cuando el tratamiento activo termina, la enfermedad debe estar controlada. En este momento empieza la fase de mantenimiento, que es una etapa fundamental del tratamiento periodontal y la única manera de conseguir el control de la periodontitis a largo plazo. Las fases básica y quirúrgica son muy eficaces para controlar las bacterias y lograr la salud periodontal, pero estas bacterias tienden a recolonizar la bolsa periodontal desde otros reservorios bucales y, si no se actúa de forma adecuada, la enfermedad tiende a reaparecer tras algunos meses.

En cada visita de mantenimiento, el dentista, o el higienista dental le realizarán unas actuaciones protocolizadas consistentes en los siguientes puntos: verificación de la situación

clínica diente por diente; valoración de su higiene bucal y eliminación del cálculo y bacterias de forma individualizada, según la situación de las diferentes zonas de la boca. Es importante destacar que el mantenimiento periodontal no es únicamente una profilaxis profesional (“limpieza de boca”), sino que se trata de una actuación médica individualizada adecuada a las necesidades de cada paciente.

La frecuencia de mantenimiento se define para cada caso particular, pero suele oscilar entre una visita cada 3 a 6 meses.

Tratamientos sencillos:

  • Mejora de la higiene bucal.
  • Limpieza completa de la placa bacteriana en la encía.
  • Evaluación del estado Periodontal.
  • Control de placa y bacterias por debajo de la encía (raspado).
  • En casos avanzados, pequeñas cirugías.

Obturaciones

Sin duda, los dientes naturales son insuperables, por ello lo ideal en nuestra clínica es la conservación de los dientes propios. Para ello cuando presentan caries se realizan obturaciones (empastes), reponiendo el tejido dentario perdido por la misma. Cuando la destrucción producida por la caries es muy grande existe la opción de realizar una endodoncia, para restaurar el tejido perdido.

Tratamientos

Si es usted paciente que nos visita buscando información más detallada pinche en las siguientes fotografías.

preventivos

Preventivos

...

Más información
Smiling woman with apple isolated on white

Conservadores

...

Más información
Sonrisa

Estéticos

...

Más información
Implantes

Implantes

...

Más información
Closeup of smiling mouth with braces on teeth

Ortopedia y Ortodoncia

...

Más información
Coronas y Puentes

Coronas y Puentes

...

Más información

FINANCIACIÓN

En nuestra clínica nos adaptamos a sus necesidades, por ello tiene la posibilidad de financiar sus tratamientos en 3, 6, 9, 12 meses sin intereses.
Para más de 12 meses de financiación consultar en la Clínica. Es una buena manera de ir pagando poco a poco su tratamiento. Consulte también las opciones para financiación en 24 meses.
Queremos ofrecerle profesionalidad, atención y le garantizamos la calidad de nuestros materiales.
Solicite una primera consulta totalmente gratuita, le daremos diferentes opciones a su tratamiento, le haremos entrega de un presupuesto sin compromiso.